6 verdades sobre el sexo en relaciones a largo plazo

6 verdades sobre el sexo en relaciones a largo plazo

  1. La explosividad femenina mata las pasiones masculinas.

Los hombres, al igual que las mujeres, pueden ver mermado su impulso sexual por razones psicológicas, físicas o relacionales. El mito del boy scout “siempre listo” o del depredador insaciable, son eso: mitos. Y si no bastará con que el estrés, la sobrecarga laboral, depresiones encubiertas y problemas varios de salud, pueden contribuir a que ellos no tengan “ganas” el número uno de las razones por las cuales ellos, dejan de desear a su mujer es porque tienen resentimiento y rabias hacia una mujer que suele estallar en un sinfín de críticas, malas caras y dura insistencia, de las cuales se defienden poniendo distancia.

  1. La falta de proactividad masculina mata las pasiones femeninas.

Si hay algo que recurrentemente escucho de parte de las mujeres en mi consulta es que “lo he dejado de admirar” siento que “tengo que ser su madre… hacerme cargo de todo… andarlo persiguiendo… no se le ocurre nada sin que se lo diga… es incapaz de tomar una decisión sin mí”. Ver a su pareja como un ser pasivo, reactivo y dependiente, les baja a ellas la libido, invariablemente.

  1. El sexo puede resultar fantástico, pese a partir sin ganas.

Como ya lo he mencionado en otros artículos, no es necesario tener ganas para mantener relaciones sexuales, lo necesario es disposición y motivación a disfrutar y compartir con la pareja, así como darse el tiempo para participar de una buena previa que encienda los motores. Por lo tanto el que no tenga ganas, no significa que en el camino no aparezcan y lo que parecía ser una mera sesión de caricias puede terminar en un apasionado y erótico encuentro sexual.

  1. La sexualidad no tiene que ser espontáneo para ser entretenida.

Las parejas saludables que están dispuestas a priorizar el bienestar sexual de su relación pero tienen poco tiempo libre en sus vidas, se organizan para poder crear un espacio de intimidad; planifican, para poder priorizarse. Plan que no le resta emoción sino que abre posibilidades desde la preparación previa a la vivencia libre de la misma

  1. La sexualidad monógama no tiene por qué ser aburrida y rutinaria.

Muchas relaciones de largo plazo, experimentan de una vida sexual muy placentera y excitante; ello, al seguir permitiéndose la exploración y experimentación dentro de las relaciones sexuales. Además de mostrarse abierto a escuchar y entender los requerimientos románticas y eróticos del otro. La solidez del vínculo otorga un espacio de confianza para entregarse libremente al juego del placer, haciendo uso de la creatividad para aportar novedad en vez de cambiar a la pareja para que se torne novedoso.

  1. El rechazo a la intimidad sexual, habla de problemas más profundos en la relación.

A menudo, si además de las ganas se ha perdido la disposición positiva hacia la actividad sexual con la pareja, es altamente probable que problemas más profundos y más intensos, estén obstaculizando la vida íntima y que deben ser abordados junto a un especialista.